Ahorro para conductores: una guía práctica

Ahorro para conductores: una guía práctica

El cuidado del medio ambiente es uno de los objetivos que definen al carpooling. Por un lado se reduce el daño al medio ambiente. Por el otro los usuarios consiguen que viajar en su vehículo sea menos costoso.

 

 

Cuidado del medio ambiente y ahorro. Si queremos ayudar a frenar el cambio climático, tenemos que tener en cuenta estas dos circunstancias. ¿Cómo podemos ayudar al medioambiente desde nuestro coche o moto? La DGT elabora un manual con varios consejos a conductores. Aquí están resumidos algunos consejos para contribuir a mejorar las ciudades, para los conductores de Zityfy:

 

  • Prestar atención al tubo de escape: no se debe circular con el escape “libre”, no sólo por las molestias que se pueden ocasionar a los demás, sino por el peligro que ello supone para el propio conductor, ya que durante un largo trayecto produce aturdimiento de los sentidos, dolor de cabeza, de oídos, etc, con un malestar general que predispone a sufrir un accidente.

 

  • Revisar el sistema de calefacción: este aire calentado y que viene del exterior, no supone en principio peligro alguno para los usuarios del vehículo, siempre que las juntas y el aislamiento con el motor sean correctos.

 

Los automóviles con motor de gasolina emiten por sus tubos de escape monóxido de carbono, que es venenoso, alquitranes, otros hidrocarburos no quemados y, cuando no están provistos de catalizador, metales pesados como, por ejemplo, plomo.

 

Los automóviles con motor diesel, emiten por sus tubos de escape, además de partículas carbonosas y alquitranadas (humo negro), óxido de azufre y nitrógeno. En Londres fue famoso el denominado SMOG, término que se ha venido utilizando para denominar de forma genérica la contaminación atmosférica de las grandes concentraciones urbanas.

 

 

Otras precauciones a tomar para evitar la contaminación:

 

No arrojar por la ventanilla a la vía o sus proximidades desperdicios, envases vacíos, periódicos o plásticos. Con ello, además de contaminar, se está demostrando una grave falta de educación cívica. Recuérdese que no es aconsejable fumar mientras se conduce, además, se pueden provocar incendios, especialmente en verano.

 

No derramar sobre la vía pública ni en las alcantarillas el aceite ya usado al cambiarlo por otro nuevo.

 

Impedir que caigan al suelo gotas de aceite  por un deficiente mantenimiento de los conductos que contienen el lubricante.

 

Lavar el vehículo en establecimientos, garajes especializados o túneles de lavado, no en espacios abiertos o en la vía pública.

 

Evitar la utilización, en su caso, del estárter o estrangulador por más tiempo del imprescindible.

 

Parar el motor en caso de paradas o estacionamientos del vehículo y en el de detenciones motivadas por embotellamientos o congestiones de tráfico prolongadas.

Evitar los acelerones, arrancadas y detenciones bruscas a un régimen alto de revoluciones. Se debe conducir y acelerar con suavidad y evitar la conducción agresiva para el ahorro. Esta contamina más y reduce la vida del vehículo. Además no ayuda al cuidado del medio ambiente. Las marchas largas son preferibles a las cortas, ya que producen menos ruido y se gasta menos combustible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *